Carta a Pedro Meco y Jose Antonio de la Sierra

Es una lástima tener que dirigirnos en estos términos a quienes fueron nuestros responsables en TSA, personas a las que servimos con total lealtad y confianza y nada tuvimos contra de ellas. Pero esto es que lo toca cuando la vida pone a cada uno en el lugar que no le corresponde; unos triunfantes de su gran injusticia y otros como yo sufriendo desde entonces esa misma gran injusticia sin un mínimo de cargo de conciencia ni un ápice de arrepentimiento, sino incluso siendo posible que se alegren al conocer mi situación. Y dice así:

Todavía recuerdo el día que humildemente me despedí de ti, Pedro Meco, siendo tú responsable del Departamento de Play Out en Telefónica Servicios Audiovisuales y yo creyendo ingenuamente en mi fin de obra fraudulento, diciéndote que si me necesitabas que contaras conmigo, mientras tú me respondiste con una sorprendente chulería diciéndome: “sí, he sido yo, qué pasa

Pues pasa que desde entonces llevo más de 7 años en paro y sin cobrar ninguna prestación. Pasa que tuve que hacer un segundo máster, no precisamente barato, cuando no me correspondía, y aún así, tampoco conseguí nada; porque quedarse en la calle con más de 30 años no es baladí y no digamos hacer un máster con 34.

Pasa que, por cierto, las empresas de las que tú eras responsable firmando también los partecitos de Tempotel, fueron multadas por la Inspección de Trabajo con 3000 € cada una. Pasa que  utilizasteis  a una empresa de trabajo temporal de manera injustificada, pasa que mi contrato estaba en fraude de ley, y pasa que además supuso que firmara un fin de obra cuando en realidad no existía.

Pasa que además de despedirme injustamente por culpa de habladurías venenosas que probamente tú sepas mejor que nadie de quién provienen, me engañasteis de la manera más vil, abusando de mi confianza y de mi situación de necesidad y sobre todo aprovechándoos de la credibilidad profesional de vuestros cargos (algo que os informo que es muy grave), ocultándome por si fuera poco una política de recursos humanos que parece ser que se dedica a vetar trabajadores como, por cierto, también ha declarado recientemente el Tribunal Supremo.

Pasa que, por todo ello, deberías estar declarando ante un juzgado, tú y todos los que me urdieron esa encerrona miserable, a cuyo líder posiblemente arropéis por el miedo que le tenéis, y que si no eres tú, sepas bastante bien quién es; pero que desgraciadamente, por suerte para ti y los tuyos, a la justicia no le apetecerá investigar.

Pasa que en cualquier caso, con todos estos antecedentes, yo me muero con más 7 años en paro y en riesgo de exclusión social. Pasa que a unos como Jose Antonio de la Sierra se les ascendía a dedo pasando directamente de una videoteca a coordinador técnico y así se llega Supervisor de Play Out ¿verdad?; y a otros nos señalaron con el dedo para destrozarnos la vida con una licenciatura, dos másters y siendo un alumno brillante en toda su vida académica, pero especialmente en ese colegio San Javier; que, por cierto, tú también conocías antes de que pudieras tener el privilegio de irte a una bonita urbanización que yo no puedo tener; porque en las condiciones en que me dejasteis ni piso, ni familia, ni hijos, y ya veremos si Hacienda me deja heredar lo poco que me pueda quedar.

Por cierto, a tenor de lo que me dijo el jefe de personal en relación a aquella bochornosa conversación que tuve con él cuando descubrí toda vuestra canallada ¿Cuál es el trabajo no adecuado Pedro Meco y compañía? ¿el mío, el de acudir enfermo? ¿el de mis 7 noches seguidas o hasta 12 horas doblando turno cuando la gente inevitablemente también se ponía enferma? ¿el de hacer diariamente en mis últimos días esas mismas 12 horas seguidas, y dando el do de pecho pese a cómo me sentía tras conocer mi injusto e inmerecido despido? ¿o el de hacer un contrato en fraude de ley utilizando miserablemente la credibilidad profesional de vuestros cargos, para mentirme, para engañarme, para hacerme firmar un fin de obra que en realidad no existía y además ocultarme una extraña política de recursos humanos que debería estar bajo sospecha por el Tribunal Constitucional, después de la reciente sentencia del Tribunal Supremo acerca de la existencia de listas negras?

¿Y qué persona es de la que no se la debe tener confianza? ¿yo, que lo único que hice por necesidad fue atajar como un corderito todo lo que me decíais y me obligabais a hacer? ¿o la vuestra que utiliza empresas temporales en fraude de ley y terminan siendo multadas por la Inspección de Trabajo?

¿No son estas acusaciones una humillación sin precedentes, además de un abuso de derecho, que la opinión pública debe conocer, como supongo que también sabréis mucho de lo que pasó con esa otra compañera llamada Tania que fue despedida en 2015? ¿No se deben exigir daños y perjuicios morales por todo lo que durante estos más de 7 años me habéis hecho pasar por vuestro más absoluto capricho, teniendo en cuenta que quedarse en paro con 31 años no es baladí?

Claro, que para vuestra fortuna los jueces lo han dejado todo en sobreseimiento provisional sin hacer ni una sola investigación; y probablemente por más de mis esfuerzos por recuperar, no ya el trabajo, sino una mínima dignidad como persona, no lo harán.

Así que, en resumen, pasa que en el fondo todo esto es como una muerte lenta; y que desde entonces mi padre sufre de problemas del corazón en todo lo que ello ha provocado para mi y para mi familia como la última oportunidad que tenía de verme al fin en un lugar digno y como me merezco, o simplemente trabajando; pero que tú o el que se haya dedicado a verter todo su veneno podrido sobre mi imagen me habéis robado, y con ello, las ganas de vivir y la vida misma. Y por tanto, pasa que ya no aguantamos más. ¿Os sentiréis orgullosos de todo eso, no? De modo que por todo ello, ahora soy yo el que os miro a los ojos, y no sólo yo, sino toda una familia a la que habéis destrozado, y os decimos “¿qué pasa? ¿qué pasa ahora, Pedro Meco y compañía?”

Si quieres apoyar esta carta ante la situación tan terrible en que nos han dejado estos responsables, puedes ver y firmar esta carta en Change.org